Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

01

 

 

Marcos 1:10 Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. 11 Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.

01

 

 

2 de Timoteo 3:15 Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

01
<

 

 

2 de Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

01
<

 

 

2 de Timoteo 3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

01

 

 

1 de Corintios 7 1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; 2 pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.

01

 

 

Santiago 1: 12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

01

19 LA LEY DE DIOS.

Partamos del Principio del Amor, 1 de Juan 4:8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. Así que Dios es amor, no es que Dios sea impositivo ni castigador ni mucho menos que quiera la muerte para nosotros, No, es que simplemente Dios dice en su Palabra: Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Esta es la más grande demostración de tan inmenso amor que nos tiene que sacrificó a su propio hijo por darnos la salvación, ahora también dice: Ezequiel 33:11 Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?

No es justo que en medio de tanto amor hoy día nos estemos haciendo tanto mal, y si observamos, dios dijo en su santa Ley: No matarás, es obvio que lo hace por amor, para que no nos matemos, no robar es protección a nuestras propiedades, toda su santa Ley es la integración y santidad de cada uno de nosotros, lo hace por amor.

Ahora pues: Dios no nos obliga, simplemente hay dos caminos, el de la Vida eterna o el de la Muerte, ¿Cuál escoges tú?

Dios dijo: Juan 14:15 Si me amáis, guardad mis mandamientos.

Si Dios ha hecho tanto por ubicarnos, por ofrecernos su amor, ofrecernos su vida eterna, la salvación, ¿Usted estaría dispuesto a rechazarla? Es obvio que no, pues solamente te falta que nos contacte, estamos para servirle y ofrecerle nuestro apoyo para que estudie gratuitamente la palabra de Dios, estamos prácticamente en todo el planeta, sólo nos faltaba Rusia y Japón, ahora ya hemos entrado y esto en cumplimiento de lo mandado en San Mateo 24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Jesús dijo: San Mateo 5: 17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.
18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

Jamás Dios derogará algo que ha instaurado, él es perfecto y no cambia jamás.

 

CRISTO VINO PARA MAGNIFICAR SU LEY



" Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla." (Isaías 42: 21.)

Por medio de las estratagemas del gran apóstata, el hombre ha sido llevado a separarse de Dios, y al pecar y quebrantar la ley del Altísimo, ha cedido a las tentaciones del adversario de Dios y el hombre. Dios no podía alterar ni una jota ni un tilde de su santa ley para alcanzar al hombre en su condición caída; porque esto reflejaría descrédito sobre la sabiduría de Dios al hacer la ley por la cual se gobiernan los cielos y la tierra. Pero Dios podía dar a su Hijo unigénito para convertirse en sustituto y garante del hombre, para sufrir la pena que merecía el transgresor, y para impartir al alma arrepentida su perfecta justicia.

Cristo llegó a ser el sacrificio sin pecado por una raza culpable, convirtiendo a los hombres en prisioneros de esperanza, de manera que por medio del arrepentimiento hacia Dios por haber quebrantado su santa ley, y por la fe en Cristo como su sustituto, garantía y justicia, pudieran retornar a la lealtad a Dios y a la obediencia a su santa ley. . .

La vida y muerte de Cristo en favor del hombre pecador fueron con el propósito de restaurar al pecador al favor de Dios, al impartirle la justicia que pudiera satisfacer las demandas de la ley, y encontrar aceptación para con el Padre. Pero el propósito de Satanás siempre es anular la ley de Dios y pervertir el verdadero significado del plan de salvación. Por lo tanto, ha originado la falsedad de que el sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario tuvo como propósito el de liberar a los hombres de la obligación de guardar los mandamientos de Dios. Ha esparcido por el mundo el engaño de que Dios ha abolido su constitución, descartado su ley moral y anulado su perfecta y santa ley. Si hubiera hecho esto, ¡qué terrible costo hubiera sido para el Cielo!

En lugar de proclamar la abolición de la ley, la cruz del Calvario proclama con voz de trueno su carácter eterno e inmutable. Si la ley hubiera podido ser abolida, y todavía mantenerse el gobierno del cielo y la tierra y los innumerables mundos de Dios, ¡Cristo no hubiese necesitado morir. La muerte de Cristo debía resolver para siempre la duda acerca de la validez de la ley de Jehová. Habiendo sufrido la penalidad total de un mundo culpable, Jesús se convirtió en el mediador entre Dios y el hombre, para restaurar al alma arrepentida al favor con Dios dándole la gracia para guardar la ley del Altísimo.

Cristo vino no para destruir la ley o los profetas, sino para cumplirla al pie de la letra. La expiación del Calvario vindicó la ley de Dios como santa, justa y buena, no sólo ante el mundo caído, sino ante el cielo y ante los mundos no caídos. - Signs of the Times , 20 de junio de 1895

Tomado de:

COLECCIÓN:
Espíritu de Profecía
LIBRO:
REFLEJEMOS A JESÚS
CAPÍTULO:
8 de febrero CRISTO VINO PARA MAGNIFICAR SU LEY
BÚSQUEDA:
La Ley de Dios

 

La Ley de Dios.

web templates

Los grandes principios de la ley de Dios son incorporados en los Diez Mandamientos y ejemplificados en la vida de Cristo.
Ellos expresan el amor de Dios, su voluntad, y propósitos concernientes a la conducta humana y sus relaciones, son obligatorios para toda persona en cada época. Estos preceptos son la base del pacto de Dios con su pueblo y son el estandarte en los juicios de Dios.

Por medio de la obra del Espíritu Santo estos señalan el pecado y despiertan el sentido de necesidad de un Salvador. La salvación es completamente por gracia y no por obras, pero sus frutos es la obediencia a los Mandamientos.
Esta obediencia desarrolla el carácter cristiano y produce la sensación de bienestar. Es una evidencia de nuestro amor por el Señor y de nuestra preocupación por nuestros semejantes. La obediencia por fe demuestra el poder de Cristo para transformar vidas y para fortalecer la testificación cristiana.

Apoyo se encuentra en estos pasajes Bíblicos:
Exodo 20:1-17, Salmos 40:7,8
Mateo 22:36-40,
Deuteronomio 28:1-14
Mateo 5:17-20, Hebreos 8:8-10
Juan 16:7-10, Efesios 2:8-10
1Juan 5:3

 

Baje esta lección ampliamente explicada en ppt haciendo clik aquí:.. . . Bajar

llamado