Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

01

 

 

Marcos 1:10 Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. 11 Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.

01

 

 

2 de Timoteo 3:15 Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

01
<

 

 

2 de Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

01
<

 

 

2 de Timoteo 3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

01

 

 

1 de Corintios 7 1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; 2 pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.

01

 

 

Santiago 1: 12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

01

23 EL MATRIMONIO

En Génesis 1: 26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Hay que analizar varios aspectos, entre ellos Dios no creó un Adán y 20 Evas, como tampoco Una Eva y 20 Adanes, pues en principio Dios ha creado con esta bendición la unión matrimonial con un hombre y una mujer.

Segundo punto donde hay que detenernos a analizar y es: que Dios no esperó siquiera un día, simplemente los creó y de una les realizó la unión matrimonial para que no fueran a tener contacto sexual antes del Matrimonio.  Esto para que nosotros entendamos que Dios no aprueba las relaciones prematrimoniales, y es obvio que ya estaba funcionando la Ley de Dios, No fornicar, así que en cumplimiento a esto Dios les celebró ese mismo viernes el matrimonio.

Un ejemplo de Razón antes que Emoción, está registrada en Génesis 24, donde Dios es quien dispone la esposa para Isaac, y de qué manera, y hay varias preguntas que deberíamos formularnos, entre ellas: ¿Qué pero le colocó Isaac a la esposa que Dios escogió para él? ¿Cuánto tiempo duró el Noviazgo? ¿Se registra divorcio con esta mujer? Todo perfecto pues fue la mano de Dios quien intervino en esta relación. Así debería ser nuestro pensamiento frente al matrimonio.

Y en 1 de Corintios 7: 1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer;
2 pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.
3 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido.
4 La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.
5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.
6 Mas esto digo por vía de concesión, no por mandamiento.
7 Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro.
8 Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo;
9 pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando.
10 Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido;
11 y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.
12 Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone.
13 Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone.
14 Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos.
15 Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.
16 Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer?

Y termina el Apóstol Pablo diciendo en Colosenses 3: 19 Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.
20 Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.
21 Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

 

MATRIMONIOS PRUDENTES E IMPRUDENTES



Los matrimonios prematuros son causa de una vasta cantidad de los males que existen hoy. Cuando se contrae matrimonio en un época demasiado temprana de la vida, no se fomenta la salud física ni el vigor mental. Se razona enteramente poco en cuanto a este asunto. Muchos jóvenes proceden por impulso. Con demasiada frecuencia dan precipitadamente este paso, que los afecta seriamente para bien o mal, que puede ser una bendición o una maldición para toda la vida. Muchos no quieren escuchar la voz de la razón o instrucción desde un punto de vista cristiano...

Hoy está el mundo lleno de miseria y pecado a consecuencia de los matrimonios mal concertados. En muchos casos se requieren sólo pocos meses para que el esposo o la esposa se percaten de que sus temperamentos nunca podrán armonizar, y el resultado es que reina en el hogar la discordia cuando sólo deberían existir el amor y la armonía del cielo.

Las discusiones por asuntos triviales cultivan un espíritu amargo. Los francos desacuerdos y los altercados sobre asuntos triviales causan indescriptible desdicha en el hogar, y separan a los que deberían estar unidos por los lazos del amor. Miles se han sacrificado a sí mismos, en alma y cuerpo, por causa de matrimonios imprudentes, y han descendido por la senda de la perdición.

EN YUGO DESIGUAL

Es cosa peligrosa formar una alianza mundana. Satanás sabe bien que en la hora en que se consagra el matrimonio de muchos jóvenes de ambos sexos se cierra la historia de su experiencia religiosa y su utilidad. Quizá por un tiempo se empeñen en vivir la vida cristiana, pero todos sus esfuerzos chocan con una influencia contraria a la suya. En otro tiempo consideraban un privilegio hablar de su gozo y esperanza, pero pronto pierden la disposición para tratar este tema de conversación, sabiendo que aquel a quien han ligado su destino no se interesa en esas cosas. Satanás los va rodeando así insidiosamente de una red de escepticismo, y se pierde de su corazón la fe en la preciosa verdad.

Satanás hace un esfuerzo premeditado por asegurar a los jóvenes en el pecado, pues así tiene asegurado al hombre. El enemigo de las almas está lleno de intenso odio contra todo esfuerzo tendiente a influir en los jóvenes para que sigan la debida dirección. Odia todo lo que dé un concepto correcto de Dios y de Cristo. Dirige especialmente sus esfuerzos contra aquellos que se hallan favorablemente situados, para recibir la luz del cielo, pues sabe que cualquier movimiento de parte de ellos para ponerse en contacto con Dios les dará poder para resistir sus tentaciones. Se presenta a los jóvenes con sus engañosos ardides, en forma de ángel de luz, y con demasiada frecuencia consigue llevarlos paso a paso fuera de la senda del deber.

LAS RELACIONES DEBIDAS

Las personas jóvenes que se relacionan con otras, pueden hacer de estas relaciones una bendición o una maldición. Pueden edificarse, fortalecerse y bendecirse mutuamente, mejorando en conducta, temperamento y conocimientos, o por el hecho de volverse descuidados e infieles bien pueden ejercer una influencia desmoralizadora (Youth''s Instructor, agosto 10, 1899)

LOS MATRIMONIOS PRECIPITADOS

Satanás se ocupa constantemente en apresurar a lo jóvenes sin experiencia a contraer matrimonio. Pero cuanto menos nos gloriemos en los matrimonios que se realizan ahora, tanto mejor. Una vez comprendidos la naturaleza sagrada y los requisitos del matrimonio, el cielo lo aprobará y el resultado será la felicidad de ambas partes, y Dios será glorificado...

La verdadera religión ennoblece la mente, refina el gusto, santifica el criterio, y hace a su poseedor participante de la pureza y las influencias del cielo; acerca más a los ángeles y lo separa cada vez más a uno del espíritu y la influencia del mundo (Testimonies, tomo 2, págs. 252, 253).

SATANÁS INCITA A CONTRAER MATRIMONIO

Satanás se ocupa activamente en influir sobre aquellos que no se han de llevar bien, para que unan intereses. El se regocija en esta obra, pues por ella puede producir más miseria e irremediable desgracia a la familia humana que si ejerciera toda su habilidad en cualquier otro sentido (Testimonies, tomo 2, págs. 248

Tomado de:

COLECCIÓN:
Espíritu de Profecía
LIBRO:
MENSAJES PARA LOS JÓVENES
CAPÍTULO:
153. MATRIMONIOS PRUDENTES E IMPRUDENTES
BÚSQUEDA:
matrimonio

El Matrimonio.

web templates

Sobre el divorcio, Jesús enseño que la persona que se divorcia de su cónyuge para casarse con otro, excepto en caso de fornicación, comete adulterio. Aunque algunas relaciones familiares pueden estar lejos de lo ideal, los matrimonios que se entregan completamente uno al otro en Cristo pueden realizar una unidad amorosa por medio de la dirección del Espíritu y la educación de la iglesia. Dios bendice a la familia e intenta que su membresía asista el uno al otro hacia la madurez completa. Los padres han de criar a sus hijos para amar y obedecer al Señor. Por su ejemplo y sus palabras ellos han de enseñarles que Cristo es un disciplinario amoroso, siempre haciendo y cuidando, quien quiere que ellos sean miembros de su cuerpo, la familia de Dios. Aumentando la cercanía familiar es un distintivo de este mensaje evangélico final.

Apoyo Bíblico: Génesis 2:18-25 Mateo 19:3-9 S.Juan 2:1-11 2 Corintios 6:14 Efesios 5:21-33 Mateo 5:31,32 Marcos 10:11,12 Lucas 16:18

 

Baje esta lección ampliamente explicada en ppt haciendo clik aquí:.. . . Bajar

llamado