Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

01

 

 

Marcos 1:10 Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. 11 Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.

01

 

 

2 de Timoteo 3:15 Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

01
<

 

 

2 de Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

01
<

 

 

2 de Timoteo 3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

01

 

 

1 de Corintios 7 1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; 2 pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.

01

 

 

Santiago 1: 12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

01

JESÚS ÁMA LA JUVENTUD.

css templates
EN EL ESTUDIO DE LA NATURALEZA


"Habla a la tierra, y ella te enseñará. "Job 12: 8.

La niñez y la juventud de Cristo se desarrollaron en circunstancias humildes, bajo condiciones favorables para el desarrollo de una constitución sana. Su vida transcurrió mayormente al aire libre. Bebía del agua para de la fuente, y se alimentaba de los frutos de la huerta. Subía y bajaba los empinados senderos de la montaña y a lo largo de las calles de Nazaret, e iba de su casa a su trabajo y de su trabajo a su casa. Se regocijaba con las notas de los himnos de alabanza que las aves elevaban a su Creador. Se deleitaba con la belleza de las flores que alfombraban el campo. Notaba con alegría la gloria de los cielos, el esplendor del sol, la luna, las estrellas, y contemplaba las salidas y las puestas del sol con admiración. El libro de la naturaleza estaba abierto ante él, y gozaba con sus tiernas lecciones. Las colinas eternas, los huertos de olivos, eran sus lugares favoritos de descanso, donde iba a intimar con su Padre. Estaba lleno de sabiduría divina, y por el estudio y la meditación de la naturaleza, y la comunión con Dios, sus facultades espirituales se fortalecían.- YI 13-7-1893.

El Redentor del mundo subió y bajó por las colinas y las montañas, desde la gran llanura hasta el valle de la montaña. Se regocijaba con el hermoso escenario de la naturaleza. Se deleitaba con los campos encendidos por la belleza de las flores, y al escuchar a las aves del cielo y unir su voz con ellas en su regocijado himno de alabanza.- YI feb. 1873.

En la vida de Cristo, su infancia y juventud, hay una lección para los jóvenes de hoy. Cristo es nuestro ejemplo, y en la juventud deberíamos contemplar a Dios en la naturaleza, estudiar su carácter y la obra de sus manos.- YI 13-7-1893.

 

COLECCIÓN:
Espíritu de Profecía
LIBRO:
HIJOS E HIJAS DE DIOS
CAPÍTULO:
EN EL ESTUDIO DE LA NATURALEZA
BÚSQUEDA:
niñez y la juventud

 

forgiven.

web templates

"Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí sólo. "Mat. 14: 23.

La fortaleza de Cristo residía en la oración . . . Cristo se retiraba a los huertos y a las montañas dejando completamente atrás el mundo y todo lo demás. Permanecía sólo con su Padre. Con intenso fervor presentaba su súplica, y ponía toda la fortaleza de su alma en aferrarse de la mano del Infinito. Cuando nuevas y mayores tribulaciones se le oponían, se apartaba a la soledad de las montañas, y pasaba toda la noche en oración con su Padre celestial.

Siendo que Cristo es nuestro ejemplo en todas las cosas, si imitamos su ejemplo en lo que se refiere a la oración ferviente e importuna a Dios, para tener fortaleza en su nombre a fin de no ceder a las tentaciones de Satanás y resistir sus engaños y al maligno enemigo, no seríamos vencidos por él.- YI abril 1873.

En medio de los peligros de los últimos días, la única seguridad para los jóvenes reside en una vigilancia siempre creciente y en la oración. El joven que encuentre alegría en la lectura de la Palabra de Dios, y en la hora de oración, constantemente se sentirá refrigerado por los sorbos de la Fuente de la vida. Alcanzará una altura de excelencia moral y una amplitud de pensamiento que otros no pueden concebir. La comunión con Dios inspira buenos pensamientos, aspiraciones nobles, percepciones claras de la verdad, y elevados propósitos para actuar. Los que de este modo se relacionen con Dios, serán reconocidos por él como hijos e hijas. Constantemente están alcanzando sitiales más y más elevados, obteniendo visiones más claras de Dios y la eternidad, hasta que el Señor los transforma en canales de luz y sabiduría para el mundo . . . La fortaleza adquirida en la oración a Dios nos preparará para nuestros deberes diarios.- YI 18-8-1898.

llamado